¿Eres Erasmus?

Image

Puede que no conozcas mucho de la vida de Erasmo de Rotterdam, pero seguro que conoces las becas llevan su nombre. Este programa de movilidad europeo permite tanto a estudiantes como a profesores llevar a cabo parte de sus estudios en el extranjero. Se trata de una iniciativa muy popular y que cada vez cala más hondo entre los estudiantes españoles. Una experiencia que, por otra parte, muchas empresas tienen cada vez más en cuenta a la hora de otorgar sus prácticas o becas.

España se convirtió el año pasado en el país que más estudiantes envió al extranjero con esta ayuda. Cataluña, Madrid y Andalucía aglutinaron el 50% de estas becas, que aumentaron en todas las Comunidades Autónomas, sobre todo en Extremadura y Galicia. Del otro lado, las regiones donde menos se solicitaron fueron La Rioja y Baleares.

Los que se benefician de este programa en nuestro país cuentan con destinos de preferencia. Destacan Italia, Francia, Reino Unido y Alemania por este orden; mientras que Croacia y Liechtenstein se encuentran en la cola de la lista.

La mayoría de los solicitantes, casi un 90%, son universitarios. Se trata de una experiencia que te permite abrirte tanto personal como profesionalmente. Con las cifras en la mano, podemos afirmar a ciencia cierta que en un par de años se tratará de un requisito indispensable para la contratación en muchas empresas. De hecho ya lo es a la hora de elegir candidatos para unas prácticas profesionales.

Nosotros queremos hacer nuestra propia encuesta…

 

Advertisements

Prácticas profesionales: bienvenido al mundo real

Elijas el grado que elijas, en la Universidad aprenderás muchísimo. Y no sólo en las aulas. Llevar a cabo unos estudios superiores te ayuda a crecer como persona y a entender mejor cómo se complementan los diferentes trabajos y funciones en la sociedad. Puede que estudiar Ingeniería o Medicina sea un reto diferente de otras profesiones que requieren menos especialización, pero al final todas las funciones tienen un denominador común: sólo se aprende practicando.

Si bien es cierto que la formación es estrictamente necesaria para poder ejercer correctamente un trabajo, la parte práctica no lo es menos. Es por ello por lo que cada vez cobra más importancia formarse dentro y fuera de las aulas. Las prácticas son una de las mejores experiencias que puedes obtener de unos estudios superiores. Son una parte imprescindible para aplicar todos los supuestos teóricos que te han proporcionado en los meses o años anteriores. Y además últimamente se han convertido en requisito indispensable exigido por las compañías para abrir una posible puerta a la contratación.

Así pues, realizar unas prácticas mientras se está estudiando o como complemento a la formación es una opción más que recomendable. Además, la demanda de personal en prácticas ha crecido exponencialmente en los últimos años debido a la crisis. Las empresas saben que un becario es alguien que ofrece un mayor rendimiento a un menor coste. Esto puede ser un arma de doble filo:se trata de una situación que abre la puerta a futuras contrataciones, aunque no hay que dejarse llevar y convertirse en el “chico para todo”. Así pues, trabajar y esforzarse respetando nuestros límites son ingredientes básicos para que una compañía nos tenga en cuenta.

Muchos centros de estudios o universidades no gestionan prácticas por sí mismos o al menos, no las suficientes. Por eso es recomendable en ocasiones buscarlas por nuestra propia cuenta. Así nos aseguramos una formación teórica y práctica completa. Acertar o no con la compañía, la ciudad o incluso el país objeto de unas prácticas reside en la pericia y los deseos de cada uno. La suerte no existe… sólo hay que salir a buscarla.
Image