Errores que debes evitar en una entrevista de trabajo

Conseguir una entrevista de trabajo hoy en día no sólo es un reto difícil, sino que en muchos casos la mayor dificultad reside en llevarla a cabo con éxito. El empleador debe quedar deslumbrado por nuestro currículum, pero en ocasiones una mala entrevista de trabajo puede tirar por tierra la mejor de las solicitudes. Por eso, desde Studentjob queremos ofreceros una serie de consejos para evitar quedaros a las puertas de un empleo.

En primer lugar y aunque parezca obvio, debemos cuidar escrupulosamente nuestra vestimenta. El hecho de acudir a una entrevista no tiene por qué  incluir necesariamente vestir de traje. Debemos tener en cuenta el sector en el que se mueve la compañía, el ambiente de trabajo y el código de vestimenta de la empresa. Ni que decir cabe que debemos asistir a la cita aseados y con el pelo limpio. En el caso de las mujeres, se recomienda usar maquillaje en su justa medida, sin excederse; y los hombres no deben abusar de la gomina u otros productos para el cabello.

Una vez delante de nuestro entrevistador, el lenguaje gestual es muy importante. Apoyarse demasiado en el respaldo de la silla puede denotar una actitud pasiva o poco receptiva. Sin embargo, inclinarse demasiado hacia adelante puede resultar amenazador para el interlocutor. El equilibro reside en el justo balance entre ambos. Además, sentarnos con la espalda recta no sólo transmite confianza, sino que nos hace parecer más altos y seguros.

La mirada es muy importante y no debemos evitar mirar directamente a los ojos de entrevistador. Mirar hacia el suelo, la pared u otro sitio mientras hablamos o mientras nos hacen una pregunta se considera casi, casi pecado mortal. Poner las manos en los bolsillos o cruzar los brazos puede ser interpretado como síntoma de ser una persona cerrada. Asimismo, jugar con el pelo, las pulseras y otros complementos pueden distraer nuestra atención y la del reclutador.

Finalmente, en cuanto al contenido, hay varios aspectos a a tener en cuenta. Siempre hay que prepararse una entrevista, investigando un poco acerca de la compañía, sus puntos fuertes o débiles, etc. Debemos estar siempre preparados para preguntas como “¿qué puedes aportar tu a nuestra empresa?”, o “¿por qué dejaste tu anterior trabajo?”. En este caso nunca debemos hablar mal de la anterior empresa o de nuestros compañeros, sino denotar una actitud positiva y con ánimo de mejora personal. Debemos tener presente que es mu probable que nos pregunten por tres cualidades positivas y tres negativas de nuestra persona. En dicha situación, siempre debemos jugar con adjetivos que no sean del todo “negativos” como por ejemplo “soy demasiado perfeccionista”. En muchas ocasiones, las empresas están incluyendo preguntas completamente ajenas a un proceso de selección como “¿qué harías para acabar con el hambre en el mundo?” para tratar de despistar a los candidatos y comprobar su capacidad de reacción. Para dichas ocasiones y en general, el mejor consejo es ser natural y sincero.

Esperamos haberos servido de ayuda. A partir de aquí, ¡suerte en vuestra búsqueda de empleo!

Advertisements

Modificar tu currículo da pereza, pero hay que hacerlo

Con las aguas turbulentas como están en estos tiempos, todos los jóvenes hablamos de lo difícil que es conseguir un empleo. Y es verdad, la cosa está muy fea, para que engañarnos. Partiendo de la base de que hay todas las razones del mundo para quejarse, también es verdad que, sin ánimo de ofrende a ningún lector, a veces es más fácil tirar las culpas a los demás que parar un momento a mirar que podemos hacer para aumentar nuestras posibilidades.

Des de aquí somos los primeros en entender esta frustración pero también queremos poner de manifiesto una vez más que:

“ Invertir un poco de tiempo en mejorar tu currículum y tu carta de presentación marcan una diferencia abismal entre dos candidaturas”

Es muy difícil encontrar una oferta de trabajo que valga la pena y, por eso mismo, cuando encuentras una que te interesa hay que poner toda la carne al asador y trabajar la solicitud que vas a enviar para estar seguros que hemos dado todo con tal de conseguir esa oportunidad.

Si encuentras una oferta que te interesa, ¡ve a por ella!

Cada poco en nuestro Facebook os dejamos artículos con consejos sobre cómo hacer un buen currículo, pero aun así, y des de nuestra propia experiencia, la mayoría de candidatos sigue sin sacarles partido y siguen enviando currículos poco adecuados al puesto, donde la información está poco estructurada, con mala apariencia e incluso con errores. Y ante esta situación se abre también una oportunidad, y es que, si haces un buen currículo y una buena carta de presentación tu solicitud resaltará sobre las demás.

Con esto queremos decir  que sí, crear un buen currículo cuesta su tiempo y sí, da pereza, pero vale la pena que le dediquemos ese tiempo porqué al fin y al cabo en los ojos del reclutador, tu currículo ERES TÚ.

Busca una tarde libre y tómate tu tiempo para revisar tu currículo.

Te recomendamos que te hagas las siguientes preguntas

  1. ¿Si viera este currículo por primera vez, qué pensaría de esta persona? Para responder esta pregunta también puedes enseñar tu currículo a conocidos para que te den su opinión.
  2. ¿Estoy resaltando mis puntos fuertes?
  3. ¿Hay información que es innecesaria?
  4. ¿Ocupa más de dos folios?
  5. ¿Es bonito? Esta pregunta puede parecer poco importante, sobre todo para puestos de trabajo de bajo rango, pero no es verdad. A todo el mundo le gusta leer un documento que se vea bonito y sobre todo que transmita profesionalidad.
  6. ¿Utiliza un lenguaje profesional?
  7. ¿Tiene algún toque personal?  A parte de ser profesional deberíais dedicar un momento a darle un toque personal, ya sea con una frase, con el formato, o con el diseño. Una vez lo tengas todo escrito piensa que puedes hacer para que tu currículo destaque.

Muchos ánimos a todos con la búsqueda de trabajo.