El peligro del envío de un correo genérico… y su respuesta.

Sabemos que buscar empleo puede resultar muy, muy desalentador. Sin embargo, nunca pensamos encontrarnos con respuestas tan llamativas por parte de una compañía como la que recibió Carlos, el protagonista de una historia que encontramos hace unos días circulando por la Red.

Carlos decidió enviar su currículum a una productora audiovisual para que lo incluyeran en cualquier proceso de selección que pusieran en marcha. Hasta ahí todo normal. Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula al recibir una contestación “bomba” por parte de la empresa. Nicolás Alcalá, uno de los socios del negocio, comenzó a desgranar pieza por pieza el email del candidato: “Somos una productora donde, si sumamos las edades de los tres socios fundadores, tendríamos edad para que nos trataras de usted. Pero por separado tenemos sólo un cuarto de siglo cada uno y nos ofende ligeramente que nos consideres tan mayores“.

A primera vista está claro que el email no iba a ser del todo “amigable”. Básicamente, Alcalá argüía como principal argumento de su molestia el hecho de haber recibido un mail “genérico” por parte del candidato. Esto dio lugar a “perlas” como “Si ni tan siquiera eres capaz de personalizar 300 emails con currículum que habrás enviado, ¿crees que podemos confiar en tí para tareas más complejas? No hemos leído tu cv, pero como tú tampoco nuestra web y lo que hacemos lo mismo surgen cosas divertidas como que te hayas confundido y en realidad seas pescadero“. A lo que, tras un par de líneas, sentencia al final del correo: “Si eres pescadero dínoslo, tenemos un puesto para tí“.

Todos podemos imaginarnos cómo seguramente se sintió Carlos al recibir dicha contestación, pero la historia no acaba ahí. El socio en cuestión decidió publicar el correo original con el envío del currículum y su propia respuesta en un blog de la productora, para “alertar” de qué es lo que no deben hacer los solicitantes de empleo en su compañía.

A partir de ahí, la indignación en la Red corrió como la pólvora. Fueron muchos los que manifestaron su apoyo a Carlos en las redes sociales y otras plataformas. El torrente de comentarios llegó hasta la productora y el propio socio tuvo que pedir disculpas públicamente: “No son maneras. Es desafortunado. Es prepotente y es cínico. No era mi intención, ni por lo más lejano, humillarte. Tampoco tengo nada contra ti o cualquier otra persona. (…) En Riot Cinema somos muy transparentes. Intentamos compartir lo que nos pasa, bueno y malo, y a veces plasmamos en un post una primera reacción”

Se trata sin duda de un caso más que llamativo. Si queréis leer ambos emails por completo, podéis echar un vistazo a esta foto:

Image

Fuente: Internet

De cualquier manera, queremos conocer vuestra opinión. ¿Qué os parece el mail del candidato? ¿Y la reacción de la compañía? ¿Habéis tenido alguna experiencia similar…?


¿Trabajo para vivir o vivo para trabajar?

Image

Trabajo y vida familiar son, con frecuencia, términos incompatibles. La mala gestión del tiempo o la falta de productividad son factores que hacen que el trabajo afecte negativamente a la vida familiar.

Hay personas a las que les cuesta mucho conciliar su trabajo con la vida familiar. Ganar más dinero, las aspiraciones profesionales o no saber poner límites a jefes y compañeros son algunas de las causas que motivan la necesidad de estar más tiempo en el centro de trabajo en detrimento de las relaciones familiares. A pesar de esto, hay que tener muy claro que tanto el trabajo como la familiar son partes que deben ser cuidadas y tratadas como se merecen, dentro de su parcela y sin intromisiones la una con la otra.

La competitividad de nuestra sociedad es otro factor determinante que hace que el trabajo ocupe cada vez más espacios que debieran estar destinados a la familia. Sin embargo, las horas extra no son sinónimo de más productividad, sino más bien al contrario. Existen estudios que demuestran que estas agónicas jornadas son causa de estrés laboral y descontento de los trabajadores. Y esto, obviamente, repercute de manera negativa en la productividad.

Así pues, saber conciliar trabajo y vida familiar es básico. Si no sabemos delimitar donde empieza uno y termina el otro pueden aparecer problemas familiares, estrés, aislamiento social, problemas psicológicos, bajo rendimiento o desmotivación.  No se trata de un asunto que se obvie. Cada vez hay más empresas que destinan recursos a la conciliación de la vida familiar y laboral. La creación de guarderías, la flexibilización de horarios o facilitar el teletrabajo son algunas de las medidas tomadas para lograr la ansiada conciliación.

Consejos para conciliar la vida familiar y el trabajo

1.- Buena organización del tiempo. Planificar las actividades diarias de forma concreta y precisa hará que sepamos qué hacer en cada momento. Es importante ser serios y cumplir los horarios previstos, aunque sin renunciar a un cierto grado de flexibilidad. La falta de previsión suele devenir en un caos de horarios y, por tanto, en pérdidas de tiempo en cosas inútiles.

2.- Aprender a delegar. Hay que saber que no somos imprescindibles. Por tanto, no es necesario que sea uno mismo quien deba hacer todas las tareas. Saber delegar responsabilidades hará que se disponga de más tiempo y las cosas que se hagan se harán mejor y más eficientemente.

3.- Fijar limites. Todo tiene su principio y su final. Y la jornada laboral, por supuesto, también. Es importante establecer un limite de tiempo más allá del cual no se va a seguir trabajando. Si se decide que se harán 8 horas diarias, así se ha de hacer por norma. Eso hará que la planificación de la vida familiar también pueda ser más efectiva.

4.- Saber decir ‘no’. A veces se asumen cargas de trabajo o responsabilidades por no saber negarse a hacerlo. Si uno es consciente de sus límites ha de ser consecuente con ello. Por eso el decir que no a esas tareas evitará precisamente el alargamiento de la jornada laboral.

5.- Cada cosa en su sitio. Ni debe llevarse el trabajo a casa ni los problemas personales a la oficina. Hay que procurar que cada cosa se trate en su lugar y en el tiempo que se dispone para ello. La vida familiar y el trabajo son dos entidades separadas que de ninguna manera hay de mezclar.

6.- Tiempo para el ocio. Todo el mundo necesita tener su propio espacio para la diversión, el ocio o las aficiones. Por eso es importante también destinar tiempo a uno mismo. Esto repercutirá positivamente en todos los ámbitos de la vida.

7.- Sin sentimientos de culpa. Los sentimientos de culpa por tomarse un descanso, el nerviosismo por una presentación o la incertidumbre al verse sobrepasado, deben eliminarse desde un principio. De lo contrario, ninguna de las actividades que realice fuera del lugar de trabajo, lograrán el efecto deseado.

En resumen, con unas pautas prefijadas, una óptima distribución de los tiempos y un cambio de actitud es posible realizar el trabajo de forma productiva y disfrutar de tiempo para cultivar la vida familiar.

 

Fuente: Untrabajo.es


¿Generación Ni-Ni?

Hoy nos hemos levantado con un dato que pone los pelos de punta: casi el 24% de los jóvenes españoles entre 15 y 29 años ni estudiaba ni trabajaba al comienzo de la crisis. Eso es uno de cada cuatro. Demasiados. Se trata de un dato extraído de un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que la verdad, no deja a España en muy buen lugar. En líneas generales parece que nuestro país gasta mucho más que la media europea en educación y sin embargo obtiene unos resultados comparativamente mucho más pobres. ¿Pero por qué?

¿Se trata de una cuestión cultural? ¿Es acaso la consecuencia de los continuos cambios del sistema educativo español en las últimas décadas? ¿Hasta qué punto el Gobierno es responsable de estos resultados? Hay muchas preguntas que debemos plantearnos y muchas incógnitas que sin embargo quedarán flotando en el aire por mucho más tiempo porque, sin duda, no es algo que se pueda responder con un manual en la mano. Aunque los datos están ahí.

Y son esos mismos datos los que nos dicen que además de tener resultados pésimos, asistimos más horas a clase. Los profesores al parecer gozan de los sueldos más altos con una media de alumnos por clase que, sin embargo, en este caso sí es similar a la del resto de nuestros compatriotas. El informe apunta también que los centros educativos no ostentan la suficiente autonomía para tomar decisiones propias. ¿Alguien da más? Sí, porque para guinda, el análisis también indica que nuestro país podría mejorar hasta 16 puntos sus resultados en dicho informe si se incluyeran pruebas externas estandarizadas para los alumnos, llegando de esta manera a alcanzar en rendimiento académico a países como Alemania o Reino Unido.

Con semejante panorama, desde Studentjob queremos conocer vuestra opinión. ¿Qué pensáis del informe? ¿Creéis que España está tan mal como la pintan? ¿Qué podríamos hacer para mejorar? ¡Déjanos tus comentarios!


Lo que te depara el destino

 

Seguro que muchos de vosotros todavía estáis pensando qué grado o postgrado estudiar; o quizá estáis a punto de comenzarlo. Para los que todavía no habéis tomado una decisión acerca de vuestro futuro, puede que esta información os sirva de algo. Siempre han existido, pero aquí va un ranking elaborado por Randstad con las carreras con más salida a día de hoy.

Ingenierías al poder

Si algo queda claro es que la tendencia en este tipo de sector se mantiene. Parece que estudiar una Ingeniería es toda una inversión de futuro, sobre todo para ellos. Los hombres entre 30 y 39 años con un posgrado de especialización son los más solicitados.

En cuanto a las ramas, las más demandadas son la Industrial o la Informática. En esta última basta con un par de años de experiencia para encontrar trabajo casi de forma automática. De hecho, el perfil de informático más requerido es el de un joven de entre 25 y 29 años, programador de aplicaciones,  controlador de equipos o analista.

Si no puedes con el enemigo…

…Únete a él. Este parece ser el estandarte de cualquiera que haya llevado a cabo estudios relacionados con la economía, administración o finanzas. Los profesionales que han estudiado Administración y Dirección de Empresas tienen altas probabilidades de encontrar un trabajo en cualquier sector mínimamente relacionado con su ámbito: departamentos financiero, de producción, comercial, investigación de mercados, marketing, recursos humanos, etc.

Las Ciencias Empresariales también se encuentran en forma, aunque en este caso, la experiencia es un valor determinante.

Sanidad y salud van de la mano

El sector sanitario está de enhorabuena. Por ejemplo, siete de cada diez personas que estudian Farmacia trabajan en su sector. Para los que hayan cursado Química, el horizonte es incluso más prometedor: existe una gran demanda de estos profesionales en la industria cosmética, farmacéutica, bioquímica o alimentaria.

 Image

En general, cada vez tendrá mayor peso hablar más de un idioma, estar en disposición de conocimientos informáticos o tecnológicos y ser una persona polivalente. Las malas noticias son para aquellos que se decidan por las Humanidades o las ramas artísticas ya que son las que cuentan con menor empleabilidad.


¿Eres Erasmus?

Image

Puede que no conozcas mucho de la vida de Erasmo de Rotterdam, pero seguro que conoces las becas llevan su nombre. Este programa de movilidad europeo permite tanto a estudiantes como a profesores llevar a cabo parte de sus estudios en el extranjero. Se trata de una iniciativa muy popular y que cada vez cala más hondo entre los estudiantes españoles. Una experiencia que, por otra parte, muchas empresas tienen cada vez más en cuenta a la hora de otorgar sus prácticas o becas.

España se convirtió el año pasado en el país que más estudiantes envió al extranjero con esta ayuda. Cataluña, Madrid y Andalucía aglutinaron el 50% de estas becas, que aumentaron en todas las Comunidades Autónomas, sobre todo en Extremadura y Galicia. Del otro lado, las regiones donde menos se solicitaron fueron La Rioja y Baleares.

Los que se benefician de este programa en nuestro país cuentan con destinos de preferencia. Destacan Italia, Francia, Reino Unido y Alemania por este orden; mientras que Croacia y Liechtenstein se encuentran en la cola de la lista.

La mayoría de los solicitantes, casi un 90%, son universitarios. Se trata de una experiencia que te permite abrirte tanto personal como profesionalmente. Con las cifras en la mano, podemos afirmar a ciencia cierta que en un par de años se tratará de un requisito indispensable para la contratación en muchas empresas. De hecho ya lo es a la hora de elegir candidatos para unas prácticas profesionales.

Nosotros queremos hacer nuestra propia encuesta…

 


Trabajar en plural

Hoy hemos sabido que más de la mitad de los jóvenes españoles ha tenido que pluriemplearse alguna vez. Por ello queremos lanzar la siguiente pregunta al aire:


Estrés en vacaciones. ¿No logras desconectar?

Image

Hay personas con elevados niveles de ansiedad o estrés que no logran relajarse incluso estando de vacaciones. Al contrario, aumentan su angustia en este período de receso y eso les impide un descanso real.  

Nuestros amigos de RESA, han publicado en su Blog, algunos buenos consejos para que podáis lidiar con la angustia al recordar que estáis a punto de terminar las vacaciones. Y si además cambiáis de ciudad para empezar vuestra jornada de estudios, estamos seguros de que encontraréis os serán de gran ayuda; tanto los consejos como las residencias estudiantiles que esta empresa os ofrece.

        

Los días de vacaciones deben ser sinónimo de tranquilidad, descanso y ocio. Uno debe relajarse, dejar la mente en blanco y disfrutar sin pensar en los problemas y/o temores que esperan al final de las vacaciones.

Pero… ¿es realmente “tan malo” el estrés?

Pues no. De hecho, es un sentimiento natural, diseñado para hacer frente a las situaciones difíciles. En pequeñas cantidades es bueno porque nos empuja a trabajar duro y a hacerlo mejor. Nos ayuda a concentrarnos, redundando en nuestro tiempo de reacción. Por ejemplo: en situaciones de estrés, como en un examen, nuestro rendimiento académico puede ser mejor.

De cualquier forma, si sentís síntomas como irritabilidad, problemas de sueño, dolores de cabeza, taquicardia, ansiedad, falta de apetito… puede que vuestro estrés esté sobrepasando los límites. Para combatirlo sólo hay que tomar las riendas y controlarlo. ¿Pero cómo?

Hay varias técnicas probadas por especialistas:

 

  1. Evalúa cuál es el origen exacto de tu ansiedad (los exámenes, el dinero, las relaciones con los demás…) Si eres capaz de determinar qué tienes que cambiar para aliviar la presión, hazlo.

 

  1. Come bien, duerme lo suficiente, haz ejercicio regularmente y reduce el consumo de alcohol.

 

  1. Haz algo productivo. El sentirnos útiles y activos es una de las mejores medicinas para el estrés.

 

  1. Trata de no preocuparte por el futuro, ¡ya te ocuparás cuando llegue!

 

  1. Nunca te compares con los demás, y menos si lo haces mirando tus debilidades y no tus fortalezas.

 

  1. Los ataques de pánico, el asma, las alergias y los malestares psicosomáticos, pueden disminuirse si concentras tu atención en algo fuera de ti. Una buena película, un libro o, mejor aún, una charla, etc.

 

  1. Los ejercicios de relajación y respiración también te pueden ayudar.

 

  1. Desahógate, habla de aquello que te molesta con algún familiar o amigo.

 

  1. Toma conciencia de que en la vida sólo existe el presente y, que las tareas pendientes ya solo se completarán después de las vacaciones.

 

  1. Sé flexible en las vacaciones, siéntete libre de hacer lo que más te apetezca en cada momento. La regla principal es disfrutar, aunque siempre respetando nuestros límites y los de los demás.

 

Ayuda profesional

Si el estrés y la ansiedad son recurrentes y os resultan muy difíciles de resolver, no luchéis solos. Buscad la ayuda de un profesional ya que la ansiedad puede afectar seriamente a la capacidad de raciocinio y la toma de decisiones.

 

Enlaces de interés:

http://www.studygs.net/espanol/stress.htm

 

 

Fuente; Blog de RESA